Descubrir cómo los cajones de cobro automático pueden aumentar la rentabilidad y productividad en una tienda o restaurante, eliminando descuadres de caja, hurtos, errores de cobro o cambio y optimizando los tiempos del equipo, que podrá disponer de más tiempo productivo y olvidarse de la responsabilidad del cuadre de caja diario.

¿Y esto es todo lo que puede hacer un cajón inteligente por el negocio?

En la constante búsqueda de eficiencia operativa y seguridad financiera, los negocios de hoy enfrentan desafíos significativos relacionados con el manejo de efectivo. Los descuadres de caja, el tiempo dedicado por los empleados al cuadre de caja, los errores en el cambio y los hurtos son problemas comunes que afectan directamente a la rentabilidad. Sin embargo, la solución a estos retos ya existe y es más accesible de lo que muchos podrían pensar: los cajones inteligentes o de cobro automático.

Estos equipos están diseñados para mejorar la gestión del efectivo y para dar mayor tranquilidad a los dueños y responsables de locales, ya que podrán despreocuparse de toda esta parte y ahorrar hasta el punto de que el propio cajón se llega a pagar solo e incluso sumar beneficios.

Los cajones de autocobro, como CashProtect, son equipos, compactos o modulares que se integran en las instalaciones, que se encargan de realizar el cobro, devolver el cambio y gestionar el efectivo, con unas medidas de seguridad muy elevadas y una configuración totalmente personalizada según el negocio.

El verdadero ahorro con números reales, la inversión se cubre sola

Un estudio reciente reveló que los negocios pueden invertir hasta 20 horas al mes en tareas relacionadas con el cuadre de caja y la gestión de efectivo. Considerando el coste promedio por hora de un empleado, esto se traduce en un gasto mensual considerable que, en muchos casos, es innecesario. Además, los descuadres de caja, ya sean por errores humanos o hurtos, pueden sumar una cantidad significativa al mes, erosionando aún más la rentabilidad del negocio.

La implementación de un cajón inteligente elimina prácticamente estos costes. Por ejemplo, para un negocio que experimenta un promedio de 150 € en descuadres de caja y dedica 20 horas al mes en la gestión de efectivo (suponiendo un coste de 10 €/hora por empleado), el coste mensual asciende a 350 €. En contraste, el renting de un cajón inteligente de última generación como CashProtect puede costar significativamente menos, dependiendo del modelo elegido.

Además de los costes, se podrá dedicar tiempo a vender y a atender al público

Más allá del ahorro directo, los cajones inteligentes ofrecen beneficios adicionales que contribuyen a su valor. La seguridad mejorada contra hurtos, la eficiencia operativa que libera al personal para enfocarse en la atención al cliente, y la precisión en el manejo de efectivo son solo algunas de las ventajas. Estos beneficios se traducen en una experiencia de compra mejorada para el cliente y, potencialmente, en un aumento de las ventas.

Los cajones inteligentes representan una solución estratégica para cualquier negocio que maneje efectivo. Su capacidad para autofinanciarse a través del ahorro en costes operativos y de gestión de efectivo los convierte en una inversión inteligente, que no solo se paga por sí misma, sino que también contribuye a la rentabilidad general del negocio. En un mercado cada vez más competitivo, dar mejores opciones a los clientes tanto de facilidad como rapidez, es un impacto alto para que decidan comprar de forma habitual en el local.

Para más información sobre cómo los cajones inteligentes pueden transformar un negocio contacta con CashProtect