Nueve de cada diez españoles están en contra de que desaparezca el dinero en efectivo, el dato más alto de los tres últimos años, mientras que el 67% ve este método de pago importante en su día a día.

Así se desprende de un estudio realizado por GAD3 para la Plataforma Denaria, organización que defiende el acceso al dinero en efectivo. Esta encuesta se lleva realizando ya tres años.
En la encuesta se pone de relieve la importancia del efectivo para los jóvenes, ya que en las edades de entre 18 y 29 años, el 93% considera que es el medio de pago que siempre funciona; el 81% defiende su privacidad; el 77% cree que es más seguro y el 76%, que ayuda a controlar los gastos y no endeudarse. Asimismo, el 86% de los jóvenes está en contra de que solo existan medios de pago electrónicos y que desaparezca el efectivo.

En la población general, el porcentaje de personas que lo considera como un bien público pasa de un 77% en 2021 a un 85,1% en 2023. Además, un 72,3% de los encuestados en 2021 lo consideraba como un medio de pago necesario, dato que asciende al 79,7% en 2023.

Adicionalmente, en 2023 aumenta un punto el porcentaje de población encuestada que considera que el cierre de oficinas bancarias y cajeros afecta al acceso y uso del efectivo, llegando al 94,3%.

Eso sí, según la encuesta, el método de pago más utilizado en el día a día de la población española sigue siendo la tarjeta de crédito. En la utilización del efectivo pesan varios factores como la limitación a 1.000 euros que, por ley, existe en los pagos en efectivo. Una restricción que resulta más gravosa para el efectivo debido el incremento de la inflación registrado en el último año que hace que cada vez más operaciones de comprar sobrepasen este umbral, y que no existe en las operaciones con tarjeta de débito o crédito, según Denaria.

Por otro lado, alrededor de 9 de cada 10 encuestados (87,7%) cree que la exclusión financiera podría solucionarse con una mejor atención de las oficinas bancarias a personas mayores y vulnerables, así como una ampliación de horarios.

Finalmente, el porcentaje de población española que reporta haber tenido dificultades para pagar con efectivo ha aumentado del 5% al 7%.

Fuente: La Vanguardia.com